Casa de Pueblo en Pollensa

Esta casa pertenece a una familia inglesa que pasa largas temporadas en Mallorca y que siente especial predilección por la zona de Pollensa. Tras muchos años residiendo en una casa de construcción nueva en las afueras del pueblo, enamorados de éste, del buen ambiente que se respira a lo largo de todo el año, de las tiendas y restaurantes con encanto, del mercado del domingo; del buen “feeling” entre mallorquines y extranjeros que se da en Pollensa como en ningún otro sitio, decidieron adquirir una casa antigua en el interior del pueblo. Encargaron el proyecto de restauración e interiorismo a Robert López-Hinton y Marie-Noëlle Ginard de Can Monroig ya que conocían su experiencia en restauración de casas antiguas, conocimiento en técnicas y materiales y su gran compromiso con la sostenibilidad en la construcción.

Can Fabregas
Can Fabregas en Pollensa
Esta vivienda que se reconstruyó conservando los volúmenes y la tipología originales, consta de planta baja, primer piso y altillo.

Debido al deterioro y al mal estado de la casa, sólo se pudo mantener en pie la fachada. Las tabiquerías interiores eran de marés con poco grosor y baja calidad, por lo que no merecía la pena mantener estas paredes. Sin embargo, la consigna era crear una atmósfera de casa antigua, con sus materiales, sus pátinas y su carácter. Así que durante el desmonte se tomó mucho cuidado en recuperar materiales como la baldosa mallorquina, la libaña de marés o la baldosa hidráulica. La nueva tabiquería de bloque de ladrillo se recubrió con morteros de cal y aislantes naturales, lo que confiere a la casa un grado de aislamiento y confort térmico importante.

Can Fabregas
Can Fabregas en Pollensa

La fachada original, de tierra, cal y piedra parcialmente vista, se revocó siguiendo la tipología propia del pueblo de Pollensa, para lo cual se analizó la granulometría y composición del mortero antiguo. El resultado es una fachada estéticamente impecable pero que además respira, creando en el interior un ambiente sano y confortable. Los suelos se embaldosaron con terracota antigua y en algunas habitaciones se utilizó la baldosa mallorquina original de la casa. En la zona del altillo, un espacio abierto donde conviven dormitorio, salón y baño, los suelos se realizaron con mortero de cal a semejanza de los antiguos “trespols de calç” mallorquines.

Para dar un carácter "orgánico" a las paredes, evitar líneas y ángulos rectos y recuperar el aspecto original, todas las paredes se realizaron a mano, consiguiendo unos efectos armónicos y con mucho carácter.

Las paredes y las duchas de los baños , así como las paredes de la cocina, están hechos con la técnica del tadelakt , un revestimiento natural a base de cales especiales, brillante, liso, resistente al agua con propiedades antisépticas y bioclimáticas. Utilizando al máximo los materiales rescatados durante el derribo de la antigua vivienda, se fabricaron bancos y asientos de marés para el salón y el patio, así como para algunas de las tabiquerías interiores. En todo momento el marés se trabajó a mano buscando un aspecto artesanal, incluso irregular. Las puertas interiores se hicieron en madera de pino y posteriormente se pintaron buscando el efecto de policromía antigua.

Can Fabregas
Can Fabregas en Pollensa

Los muebles de cocina y cuartos de baño, fueron diseñados por Robert López Hinton y realizados en hierro. La pátina en color verde de la cocina o color óxido en los baños, es obra de Marie-Noëlle Ginard, especializada en estos trabajos de pintura decorativa. El propietario de la vivienda dio total libertad a Can Monroig para la selección del mobiliario, lo que aprovecharon para crear un ambiente personal y exclusivo. Muebles antiguos y vintage conviven con mesas o sofás realizados en roble antiguo; apliques de luz, obra de un escultor local, con librerías de hierro habitadas por “action men” y botellas antiguas encontradas en un rastrillo. Camas de hierro con restos de policromía y butacas danesas de los años sesenta.

Can Fabregas
Can Fabregas en Pollensa

La calidez la aportan los tejidos artesanales en cortinas y textiles que provienen de los talleres Vicenç de Pollensa o Bujosa en Santa María. Como anécdota, contar que en la fachada de la casa se ha mantenido un gran portal de marés que servía de acceso a los establos. Para no perder luminosidad se sustituyó el portón de madera por uno de cristal y hierro, dejando a la vista el interior de la casa y un pequeño pero bonito jardín. Los transeúntes que pasean por esta callejuela de Pollensa, ya sean locales o extranjeros, siempre se asoman para contemplar la casa o como sus habitantes desayunan por la mañana. En definitiva, una casa pensada para una familia inglesa que busca un poco de paz y equilibrio en Mallorca.

 Durante la restauración



Después de la restauración

la pátina del tiempo /Diario de Mallorca

Proyecto de restauración e interiorismo

Esta casa que hoy les mostramos pertenece a una familia inglesa que pasa largas temporadas en Mallorca y que siente especial predilección por la zona de Pollença.

Tras muchos años residiendo en una casa de construcción nueva en las afueras del pueblo, decidieron vivir en él, enamorados del buen ambiente que se respira a lo largo de todo el año, de las tiendas y restaurantes  con el encanto de antaño y que todavía que no han sucumbido a la mercantilización despersonalizada;del mercado del domingo, y sobre todo enamorados del buen feeling entre mallorquines y extranjeros que se da en Pollença como en ningún otro sitio por una tradición cultural todavía muy presente en las relaciones humanas que potencian la convivencia entre los de toda la vida y los recién llegados. Un buen símil de la casa que decidieron adquirir y reformar. Una casa antigua, de toda la vida, en el interior del pueblo, a la que decidieron dar vida y presente sin que perdiera un ápice de su esencia, de su historia y la de los muchos que en ella habiaron. Las casas son como un manuscrito, guardan la memoria de los que en ella escribieron su vida o partes de ella. La pátina del tiempo.

Encargaron el proyecto de restauración e interiorismo a Robert López-Hinton y Marie-Noëlle Ginard de Can Monroig (www.canmonroig.com) ya que conocían su experiencia en restauración de casas antiguas, su enorme y casi único conocimiento en técnicas y materiales y sobre todo su gran compromiso personal y empresarial con la sostenibilidad en la construcción.

Artículo en diario de Mallorca

Debido al deterioro y al mal estado de la casa sólo se pudo mantener en pie la fachada. No supuso un problema. Las tabiquerías interiores eran de marés con poco grosor y baja calidad por lo que no merecía la pena mantener estas paredes tan típicas de las construcciones mallorquinas. Sin embargo, la consigna era crear una atmósfera de casa antigua, con sus materiales, sus pátinas y su carácter, así que durante el desmonte se tomó mucho cuidado en recuperar materiales como la baldosa mallorquina, la libaña de marés o la baldosa hidráulica.

La vivienda que se reconstruyó conservando los volúmenes y la tipología originales, consta de planta baja, primer piso y altillo. La nueva tabiquería de bloque de ladrillo se recubrió con morteros de cal y aislantes naturales, lo que confiere a la casa un grado de aislamiento y confort térmico importante del que antiguamente carecía.

Para dar un carácter “orgánico” a las paredes, evitar líneas y ángulos rectos y recuperar el aspecto original, todas las paredes se realizaron a mano, consiguiendo unos efectos armónicos, con mucho carácter.

La fachada original, de tierra, cal y piedra parcialmente vista, se revocó siguiendo la tipología propia del pueblo de Pollença, para lo cual se analizó la granulometría y composición del mortero antiguo. El resultado es una fachada estéticamente impecable pero que además respira, creando en el interior un ambiente sano y confortable. Las paredes deben respirar para vivir y para acoger. Fueron creadas para ello. Una pared que no respira acaba matando la vida, acaba muriendo.

Los suelos se embaldozaron con baldosa antigua y en algunas habitaciones se utilizó la baldosa mallorquina original de la casa.

En la zona del altillo, un espacio abierto donde conviven dormitorio, salón y baño, los suelos se realizaron con mortero de cal a semejanza de los antiguos “trespols de calç” mallorquines.

Las paredes y las duchas de los baños, así como las paredes de la cocina, están hechos con la técnica del tadelakt, un revestimiento natural a base de cales especiales, brillante, liso, resistente al agua con propiedades antisépticas y bioclimáticas.

Utilizando al máximo los materiales rescatados durante el derribo de la antigua vivienda, se fabricaron bancos y asientos de marés para el salón y el patio, así como para algunas de las tabiquerías interiores. En todo momento el marés se trabajó a mano buscando un aspecto artesanal, incluso irregular.

Las puertas interiores se hicieron en madera de pino y posteriormente se pintaron buscando el efecto de policromía antigua.

Los muebles de cocina y cuartos de baño, fueron diseñados por Robert López Hinton y realizados en hierro. La pátina en color verde de la cocina o color óxido en los baños, es obra de Marie-Noëlle Ginard, especializada en estos trabajos de pintura decorativa.

El propietario de la vivienda dio total libertad a Can Monroig para la selección del mobiliario, la aprovecharon para crear un ambiente personal y exclusivo.

Muebles antiguos y vintage conviven con mesas o sofás realizados en roble antiguo, apliques de luz, obra de un escultor local, conlibrerías habitadas por action men, y botellas antiguas encontradas en un restrillo.

Paredes de marés recuperado y mesa de roble antiguo.

También camas de hierro con restos de policromía y butacas danesas de los años se- senta, hoy tan de moda...

La calidez la aportan los tejidos artesanales en cortinas y textiles que provienen de los talleres Vicenç de Pollença o Bujosa en Santa Maria.

Como anécdota, contar que en la fachada de la casa se ha mantenido un gran portal de marés que servía de acceso a los establos. Para no perder luminosidad se sustituyó el portón de madera por uno de cristal y hierro , dejando a la vista el interior de la casa y un pequeño pero bonito jardín. Los transeúntes que pasean por esta callejuela de Pollença, ya sean locales o extranjeros, siempre se asoman para contemplar la casa o como sus habitantes desayunan por la mañana, convirtiendo el gesto en hermoso.

En definitiva, una casa pensada para una familia inglesa que busca un poco de paz y equilibrio en Mallorca y que quiere compartirlo, lo cual es muy de agradecer.

 "La pátina del tiempo"
Esteban Mercer
La Almudaina
Diario de Mallorca
Abril 2012

Ver más sobre la restauración de "Can Fábregas"

Restauración de una casa tradicional mallorquina

Esta es una casa típicamente mallorquina, situada en un pueblo del interior de la isla de Mallorca, y aunque en algún momento debió de estar aislada, actualmente está en pleno casco urbano, rodeada de otras casas de construcción mucho más reciente. Aún así antes de su restauración ya llamaba la atención, se diferenciaba de las otras y mantenía con dignidad lo que en algún momento fue una construcción payesa, dedicada a la explotación agrícola y ganadera para el consumo y la subsistencia de la familia.

fachada Vilafranca
Fachada antes de la restauración
Parte de la historia y "el ser" de los mallorquines se apreciaban en esta casa; una casa principal de dos "aiguavesos" rodeada de pequeñas construcciones y corrales para los animales, un pozo y un horno de pan, imposible ser más mallorquina.
otras perspectivas
Estado de los anexos antes de la restauración

Es evidente que había sufrido modificaciones a lo largo de su historia, en algún momento debió tener un hogar de leña alrededor del cual los payeses se sentaban por la noche para calentarse y contar "rondalles" ya que así nos lo indicaban los restos de hollín y las marcas en una de las paredes; las salas principales se habían tabicado con libañas de marés para compartimentar la casa, el nivel del suelo  se había elevado para evitar los remontes de humedad.

interiores
Las viejas paredes encaladas

 Los materiales con los que estaba construida eran los de la casa tradicional mallorquina: piedra, tierra, arcilla, acabados de mortero de cal en alguna de las paredes; vigas de madera, cubierta de bovedilla de marés y teja árabe; distribución interior de tabiquería de marés.El estado general de la casa era de ruina. La cubierta había cedido en algunas de las habitaciones con el consiguiente deterioro general, humedad en las paredes, degradación en los morteros interiores y exteriores, huecos y vacíos en el interior de los muros principales, etc. Nuestro trabajo consistió en restaurar la estructura del edificio con el objeto de detener su acelerada degradación. Reconstrucción y consolidación interior de muros de tierra; aislamiento y refuerzo de paredes principales; nueva cubierta y forjados.

fachada durante la restauracion

Las técnicas que vutilizamos son las que hemos desarrolado en Can Monroig durante estos últimos años, basadas en la construcción tradicional y que incluyen la utilización de cales y aislantes naturales, recuperación de materiales existentes como tierras, piedras o vigas de madera, morteros de cal en los acabados y materiale de recuperación para suelos y purtas, siempre mostrando un gran respeto por el aspecto y la tipología originales de la casa. En definitiva, uno de esos proyectos que nos encantan: "recuperando el alma de una casa antigua mallorquina".

Proceso de restauración

En diciembre del 2014 finalizamos la primera fase de restauración de esta casa en Mallorca que consistió en consolidar y reintegrar el interior de las paredes, recalzar las cimentaciones, reconstruir cubiertas y forjados, incorporando un sistema de ventilación natural que evita el sobrecalentamiento de la casa en verano; o instalar drenajes alrededor de toda la casa para evitar los remontes de humedad en las paredes, todo ello utilizando materiales sanos y ecológicos como los morteros de cal natural, aislantes naturales y otros materiales modernos compatibles con la construcción sostenible.

Restauración casa mallorquina en VilafrancaProceso de restauración

Algunas de las edificaciones como el establo, que no pudo conservarse porque se encontraba en estado de ruina, se reconstruyeron con piedra recuperada en la obra, levantando paredes a dos caras de sesenta centímetros de ancho tomadas con mortero de cal. Como es habitual en nuestros proyectos, en ninguna fase de la obra se usó cemento portland.


casa
Porche

En todo momento quisimos mantener el aspecto original de la casa por lo cual el porche se reconstruyó a la manera antigua apoyando las tejas sobre rastreles de madera quedando estas a la vista, o utilizamos tejas antiguas apoyadas sobre peanas de marés para instalar los canales de recogida de agua de lluvia.


fachada
Reconstrucción de los canales de barro y restauración de las paredes exteriores

Las paredes exteriores, fachada principal y laterales, se restauraron reintegrando con mortero de cal y tierra las grietas o zonas dañadas, consolidando el mortero viejo e igualando el color de toda la fachada con las pátinas adecuadas..
En una segunda fase (2016) acabamos los interiores de la casa a base de morteros de cal, en ninguna fase de la restaurción empleamos cemento portland.



paredes interioresEn el interior se enlucieron las paredes con morteros de cal


Interiores de la casa

Portal de marés restaurado

Saber más: Casa inacabada, slowbuildig, wabi sabi y otros conceptos acerca de las casas
   
   Antes de la restauración

   Proceso de restauración

   Después de la restauración

 

Después de Camerún

 
 
Noelle y Robert en Camerun
Marie-Noëlle Ginard y Robert López Hinton en Camerún

En el año 2012 viajamos a Camerún para  colaborar en un proyecto de  construcción sostenible de dos casas con materiales como el BTC o el tapial, acabados en tierra y decoración inspirada en la artesanía camerunense. Por espacio de unos meses vivimos en la zona oeste de Camerún donde habitan mayoritariamente los Bamileké. Algo cansados de Mallorca y del momento complicado por el que estaba pasando España -y está-, no nos costó demasiado tomar la decisión de marcharnos.
Viajando diariamente entre  Bafoussam y Bangangté, zona agrícola del país, lejos de las grandes ciudades, rodeados de una naturaleza exhuberante, casas de adobe, calles de barro, mercadillos, motos o taxis, lo más chocante era ver a todas horas del día e incluso de la noche a mujeres, niños y hombres andando por los arcenes de las carreteras, cargando todo tipo de cosas. No tardamos nada en comprobar que las condiciones de vida y de trabajo de los africanos eran realmente penosas. Camerún es un país con infinidad de recursos naturales (léase petróleo, diamantes, madera y minerales) pero cuya riqueza no revierte para nada en sus habitantes.
En estos momento el proyecto se encuentra parado por diversos motivos, pero, de alguna manera, ha marcado un antes y un después en nuestra trayectoria y en la de Can Monroig. En las próximas semanas empezamos un nuevo proyecto de restauración sostenible de una casa en Mallorca; nos apetece muchísimo retomar nuestra línea de "muebles gamberros" , incorporar materiales ecológicos para la bioconstrucción a nuestra oferta, y seguir alimentando nuestro "underground" con conciertos, teatro, danza y  encuentros con el arte y la cultura.

Mientras tanto, Camerún -la pequeña África- nos ha dejado un buen número de fotografías, nos ha inspirado algunas palabras e incluso una exposición.

Camerun, pobreza y riqueza
La Vida en el dominio


Roberto López Hinton con Joseph y Rock
Robert celebrando su cincuenta cumpleaños en Bafoussam

/Gente viviendo al borde de la carretera... siempre y a todas horas.

/Color-ruido-barro-olores.

/Naturaleza desbordante-salvaje paraiso.

/Casas orgánicas, tierra, tradición en proceso de destrucción.

/Pobreza con móvil no es tanta pobreza...o quizás sí.

/Queriendo imitar Europa y todas nuestras equivocaciones.

/Riqueza potencial-pobreza real.

/Europa toma con una mano y con la otra se tapa los ojos.

/Artesanos que son artistas sin consciencia de ello.

/Dulces y tristes miradas -a veces muy duras.

/Furia de ciudades acosadas por el hambre.

/L'argent c'est quoi!!!

/Lo desconocido nos aterra-nos desequilibra-la vida de los otros no es la nuestra.


camerun

Y a la vuelta veo un pequeño ataúd sobre la copa de un árbol

Y a la vuelta, veo un pequeño ataúd sobre la copa de un árbol.

No sé si será- si es- si fue.

"A mí dejadme aquí, esta es mi tierra".

Quizás lo fue y no lo recuerdo.

"Dejadme aquí-enterradme aquí".

Sobre la copa de un árbol hay un pequeño ataúd,

Al menos es lo que parece.

 Nohay vi dani h-ay mu er tesolo un va-cioin men so.

Les pidieron esperar y esperaron.

Fascinados por la luz.

Mirando hacia el cielo.

Suaveclarodiadeotoño.

Noviembre 2012

Texto: Marie-Noëlle Ginard Féron

Foto: Robert López Hinton

NoëlleyRobert on tumblr
Can Monroig en el blog de Marie Claire Maison






Manuel y jouisi, con vuestro permiso copio los comentarios  que hicisteis en facebook porque resumen muy bien toda esta historia....


-Manuel: “Precioso e inspirador álbum…ahora os entiendo y quiero un poco más, Noëlle y Robert.”

-Noëlle: “Ha tenido que pasar un año para sentirnos con fuerzas para hablar de Camerún…

-Jouisi: "Cómo os entiendo"


Marie-Noëlle Ginard Féron
Can Monroig, Inca, 22 de noviembre 2013.


 
 
 

Proyecto sostenible, Can Monroig en Camerún

En el año 2012 trabajamos en un proyecto de construcción sostenible de dos viviendas en Camerún. En una de ellas, ya en fase de terminación, nuestro trabajo consistía en supervisar los acabados y la decoración de la casa. Localizando materiales locales como el ladrillo de tierra cocida, artesanos de la zona para los trabajos de carpintería y hierro; buscando soluciones decorativas inspiradas en el continente africano. Con un seguimiento en sitio de los acabados a base de mortero de cal, pinturas naturales o tadelakts; diseño del mobiliario en baños, cocina y otras habitaciones en colaboración con un ebanista local.

text
Boceto inspirado en el palacio de Foumban

La segunda casa debía construirse a base de ladrillo de tierra (BTC) y tapial (tierra apisonada), recuperando y reinterpretando la construcción tradicional camerunense; un ejemplo en la arquitectura actual en África, respetuosa con los métodos tradicionales pero sin perder de vista las ventajas de las técnicas de la construcción sostenible actual.

text
Taller de Paul Tabou en Camerún

Realizamos varios bocetos inspirándonos en una de las pocas construcciones antiguas que pudimos visitar en la zona. Se trataba del palacio de Foumban en Bafoussam en el nor-oeste de Camerún.

text
Taller de Paul Tabou en Camerún

Elementos para una decoración camerunense

Dentro de un contexto tradicional, de construcción ecológica y sostenible como es la construcción en tierra, el reto era conseguir una atmósfera contemporánea sin perder el vínculo con los oficios artesanales, los materiales nobles como la madera o con otros más humildes como la caña de bambú o la palma. Todo ello siguiendo la huella de los Bamiléké, una etnia cuya cultura, potente y rica , está muy presente en la zona oeste del Camerún.Por eso, no dudamos en recorrer carreteras, pueblos y mercados en busca del artesano que nos sorprendiera, de las "chefferies"-jefaturas- con sus increibles tejados, tallas y telas antiguas; de las humildes casas tradicionales construidas en adobe ; de la sorprendente puesta en escena de las pequeñas tiendas y puestos callejeros o de los coquetos " salons de coiffure"... Increibles!!!!

text
Taller de Paul Tabou en Camerún

El taller de el artesano Paul Tabou, nos hizo pensar en lo que debieron ser los talleres de artista de finales del XIX o principios del XX en Europa. Lugares sencillos, sin ninguna comodidad ni pretención pero llenos de magia, arte y creatividad.
¡Cómo nos hubiese gustado decorar una casa inspirándono en este artista camerunense!

Como contamos hace unos meses en nuestro blog, después de Camerún el proyecto no tuvo continuidad porque trabajar en África tiene sus complicaciones y tuvimos que volver a Mallorca, pero la experiencia fue inolvidable y nos ha servido para valorar la vida en esta isla; seguir aprendiendo y experimentando con lo que más nos gusta que es la restauración de casas antiguas, recuperando ruinas y devolviéndoles el alma.

text
Taller de Paul Tabou en Camerún
Subscribe to this RSS feed