Cumplimos veinte años

Hace unas semanas caímos en la cuenta de que este año cumplimos veinte como empresa dedicada a la decoración, ya que a finales de 1997, tras dejar un taller de restauración de muebles que teníamos en llubí, abrimos una tienda de decoración en Pollensa.


Taller en Llubí
Robert y Noëlle, taller de restauración, LLubí 1996
En Pollentia decoración vendíamos antigüedades, muebles y puertas con policromía original, así como telas y tapices tejidos en un telar manual.

pollentia decoración
Pollentia decoración, aprox 1998


Comprábamos muebles antiguos en el norte de España y en Francia; teníamos verdadera debilidad por los muebles pintados en origen, cuyos colores, en muchas ocasiones, aparecían debajo de varias capas de pintura y suciedad.
Fuimos ampliando nuestra oferta a los materiales antiguos como la terracota, la losa de piedra y las puertas de época que localizábamos por toda España.
En Pollensa descubrimos el mundo de la restauración y construcción de casas. Recuerdo que cuando íbamos a alguna vivienda a entregar un mueble, nos llamaba la atención el hecho de que éstas, una vez restauradas, perdiesen su aspecto antiguo y personalidad. Nos horrorizaban los acabados de las paredes con cemento portland y pintura plástica, los suelos con materiales nuevos y las fachadas sin carácter.



Restauración de unas puertas de época
Restaurando una puerta policromada para la decoración de una casa de París


En una casa de construcción nueva en el valle de Campanet , en cuya decoración colaborábamos localizando suelos de terracota antigua y puertas de época, empezamos a utilizar morteros de cal; y el motivo fue puramente estético: al propietario no le gustaban la textura y el aspecto de las paredes de cemento, y nosotros le propusimos utilizar un mortero de cal "a la antigua" que habíamos visto en un catálogo de restauración. En aquel momento sabíamos bien poco sobre las cualidades y propiedades de la cal, que descubriríamos más adelante, lo que nos atrajo fue el concepto "a la antigua", tan sugerente para nosotros.



Casa en el valle de Campanet
Casa en el valle de Campanet


Con los años fuimos ampliando nuestros conocimientos en construcción de casas utilizando materiales ecológicos tradicionales y materiales antiguos recuperados. Restauramos varias propiedades en Mallorca como Can Mos o nuestra propia casa en Inca, Can Monroig, que con el tiempo se convertiría en nuestro estandarte.
En el año 2007 decidimos cerrar la tienda de Pollensa, en aquel momento estábamos restaurando una casa en el pueblo, Can fábregas  y tener una tienda abierta al público seis días a la semana nos quitaba mucho tiempo. En esos diez años habíamos desarrollado un gusto estético muy personal así como un dominio sobre materiales y técnicas que serían la base de nuestros futuros proyectos.




Can Monroig en Inca

Adoptamos el nombre de Can Monroig como nombre comercial de nuestra empresa

La rehabilitación de Can Monroig se hizo con mucha libertad, usando materiales que nos gustaban, abriendo espacios, creando volúmenes sorprendentes.Tras cinco años de obras y mucho esfuerzo, en noviembre del 2009 y coincidiendo con el "Dimecres Bo" inauguramos Can Monroig con una fiesta a la que invitamos a algunos amigos; durante el "Dijous Bo"(fiesta principal de Inca)abrimos la casa al público, y nos sorprendió gratamente el número de personas que acudieron ese día a verla.



Inauguración de Can Monroig
Robert el día de la inauguración de Can Monroig, 2009

Los siguientes años fueron difíciles, habíamos instalado nuestro estudio en la casa de Inca, a pocos kilómetros de Pollensa, pero practicamente tuvimos que empezar de cero. Nos sentíamos orgullosos del trabajo realizado y queríamos darlo a conocer, pero por entonces, en plena crisis económica, los proyectos se anulaban y estábamos en un lugar al que la gente no venía. Fue así como empezamos a organizar comidas con artistas, exposiciones, obras de teatro, conciertos, etc.

En este lugar de reminiscencias judías y musulmanas, espacios casi orgánicos de paredes de tierra y cal, con una decoración contemporánea y gamberra; la cultura y el arte se instalaron con naturalidad, como si el espacio les perteneciera, como si Can Monroig no pudiera vivir sin ellos.


Representación de Bernarda Alba en Can Monroig
Representación de Bernarda Alba en Can Monroig 2010


Por motivos profesionales, en el año 2012 nos marchamos unos meses a vivir a Camerún donde debíamos desarrollar el proyecto de construcción sostenible de dos viviendas. La propuesta no tuvo continuidad, pero la experiencia fue inolvidable.


Proyecto en Camerún
Proyecto en Camerún

Volvimos de Camerún en el 2013 con ganas de seguir luchando en Mallorca y apostar por nuestro proyecto de arquitectura sostenible. Especializados en la restauración de casas antiguas, con un concepto decorativo propio, singular y de mucha personalidad, los últimos cuatro años han sido de reafirmación en nuestra manera de trabajar. Nuestros últimos proyectos, como la restauración de una casa payesa en Vilafranca, la transformación de una casa de campo en Buger  o los acabados de interior de una casa en Bunyola, son una buena referencia.

.

Recuperación de la fachada original
Recuperando los colores originales de la fachada original


Casa en Vilafranca
Restauración de una casa en Vilafranca


Interiores
Interior en Bunyola

En la decoración de interiores tenemos una visión contemporánea con un punto atrevido y gamberro que a veces roza la provocación, algunas revistas como AD lo llaman estilo anti chic. Para nosotros es algo espontáneo que nace de la simbiosis entre antigüedades, pátinas, pintura, arte, arte callejero, vintage, materiales nobles y diseño. Nuestro showroom es un buen ejemplo de ello.



showroom de Can Monroig
El showroom de Can Monroig



Noëllechair
Noëlle Chair

Quisiera pensar que el trabajo que realizamos Robert y yo desde hace veinte años puede llegar a trascender, aunque solo sea a nivel estético, como pequeña aportación a la protección del patrimonio doméstico de Mallorca.

Texto: Marie-Noëlle Ginard Féron
Fotos:Robert López Hinton
Enero 2017
Can Monroig, enero 2017




 

Interiorismo y decoración

Nos iniciamos en la restauración y pintura de muebles a mediados de los noventa y en 1997 abrimos una tienda de decoración y antigüedades en Pollensa. Trabajar con antigüedades, muebles policromados de origen, materiales nobles y recuperados como terracota, piedra o puertas de época, la restauración de casas antiguas, el gusto por el mueble de diseño vintage y más recientemente, nuestra relación con el arte, nos dan una perspectiva y un saber hacer muy personales, alejados de toda moda o tendencia. Nuestros interiores son contemporáneos, atrevidos e incluso transgresores.
Visite nuestra tienda online

Can Fábregas

Esta casa pertenece a una familia inglesa que pasa largas temporadas en Mallorca y que siente especial predilección por la zona de Pollensa. Tras muchos años residiendo en una casa de construcción nueva en las afueras del pueblo, enamorados de éste, del buen ambiente que se respira a lo largo de todo el año, de las tiendas y restaurantes con encanto, del mercado del domingo. Y del buen “feeling” entre mallorquines y extranjeros que se da en Pollensa como en ningún otro sitio, decidieron adquirir una casa antigua en el interior del pueblo. Encargaron el proyecto de restauración e interiorismo a Robert López-Hinton y Marie-Noëlle Ginard de Can Monroig ya que conocían su experiencia en restauración de casas antiguas, conocimiento en técnicas y materiales y su gran compromiso con la sostenibilidad en la construcción.

Can Fabregas
Can Fabregas en Pollensa
Esta vivienda que se reconstruyó conservando los volúmenes y la tipología originales, consta de planta baja, primer piso y altillo.

Debido al deterioro y al mal estado de la casa, sólo se pudo mantener en pie la fachada. Las tabiquerías interiores eran de marés con poco grosor y baja calidad, por lo que no merecía la pena mantener estas paredes. Sin embargo, la consigna era crear una atmósfera de casa antigua, con sus materiales, sus pátinas y su carácter. Así que durante el desmonte se tomó mucho cuidado en recuperar materiales como la baldosa mallorquina, la libaña de marés o la baldosa hidráulica. La nueva tabiquería de bloque de ladrillo se recubrió con morteros de cal y aislantes naturales, lo que confiere a la casa un grado de aislamiento y confort térmico importante.

Para dar un carácter "orgánico" a las paredes, evitar líneas y ángulos rectos y recuperar el aspecto original, todas las paredes se realizaron a mano, consiguiendo unos efectos armónicos y con mucho carácter.

Can Fabregas
Can Fabregas en Pollensa
Can Fabregas
Can Fabregas en Pollensa
Can Fabregas
Can Fabregas en Pollensa

La fachada original, de tierra, cal y piedra parcialmente vista, se revocó siguiendo la tipología propia del pueblo de Pollensa, para lo cual se analizó la granulometría y composición del mortero antiguo. El resultado es una fachada estéticamente impecable pero que además respira, creando en el interior un ambiente sano y confortable. Los suelos se embaldosaron con terracota antigua y en algunas habitaciones se utilizó la baldosa mallorquina original de la casa. En la zona del altillo, un espacio abierto donde conviven dormitorio, salón y baño, los suelos se realizaron con mortero de cal a semejanza de los antiguos “trespols de calç” mallorquines. Las paredes y las duchas de los baños , así como las paredes de la cocina, están hechos con la técnica del tadelakt , un revestimiento natural a base de cales especiales, brillante, liso, resistente al agua con propiedades antisépticas y bioclimáticas. Utilizando al máximo los materiales rescatados durante el derribo de la antigua vivienda, se fabricaron bancos y asientos de marés para el salón y el patio, así como para algunas de las tabiquerías interiores. En todo momento el marés se trabajó a mano buscando un aspecto artesanal, incluso irregular. Las puertas interiores se hicieron en madera de pino y posteriormente se pintaron buscando el efecto de policromía antigua.

Can Fabregas
Can Fabregas en Pollensa

Los muebles de cocina y cuartos de baño, fueron diseñados por Robert López Hinton y realizados en hierro. La pátina en color verde de la cocina o color óxido en los baños, es obra de Marie-Noëlle Ginard, especializada en estos trabajos de pintura decorativa. El propietario de la vivienda dio total libertad a Can Monroig para la selección del mobiliario, lo que aprovecharon para crear un ambiente personal y exclusivo. Muebles antiguos y vintage conviven con mesas o sofás realizados en roble antiguo; apliques de luz, obra de un escultor local, con librerías de hierro habitadas por “action men” y botellas antiguas encontradas en un rastrillo. Camas de hierro con restos de policromía y butacas danesas de los años sesenta.

Can Fabregas
Can Fabregas en Pollensa

La calidez la aportan los tejidos artesanales en cortinas y textiles que provienen de los talleres Vicenç de Pollensa o Bujosa en Santa María. Como anécdota, contar que en la fachada de la casa se ha mantenido un gran portal de marés que servía de acceso a los establos. Para no perder luminosidad se sustituyó el portón de madera por uno de cristal y hierro, dejando a la vista el interior de la casa y un pequeño pero bonito jardín. Los transeúntes que pasean por esta callejuela de Pollensa, ya sean locales o extranjeros, siempre se asoman para contemplar la casa o como sus habitantes desayunan por la mañana. En definitiva, una casa pensada para una familia inglesa que busca un poco de paz y equilibrio en Mallorca.En prensa.

Can Fabregas
Can Fabregas en Pollensa

Can Fabregas antes

Can Fabregas después

diseño y customización de muebles

Muebles de madera diseñados por Can Monroig

Los muebles diseñados por Can Monroig, están fabricados por un artesano local y son siempre piezas únicas. Utilizamos madera de roble antiguo , encina mallorquina, ocasionalmente troncos de eucalipto o pino viejo. En muchos casos el mueble se adapta a la pieza de madera, respetando su forma original. Para los acabados, blanqueamos o agrisamos la veta de la madera con pinturas naturales o bien la tratamos con ceras naturales. Cuando el mueble lo requiere (mesas de comedor, por ejemplo) tratamos la madera con un aceite antimanchas.

Muebles de hierro

En los últimos años hemos diseñado varios muebles de hierro, funcionales pero a la vez sorprendentes, piezas únicas pensadas para nuestros clientes. Mobiliario para el cuarto de baño, mesas de oficina en combinación con roble viejo, mobiliario de cocina, librerías, estantes o armarios. En todos los casos han sido pintados y patinados, dándoles la textura y el aspecto del hierro viejo o bien pintándolos como si se tratase de un cuadro. Los acabados, al ser barnices o pintura acrílica, son lavables y de fácil mantenimiento.

Pintura decorativa y pátinas antiguas

Especializados en la recreación de espacios antiguos y recuperación de viejos muebles, puertas o vigas. Trabajamos a partir de pinturas naturales utilizando técnicas tradicionales y antiguas poco conocidas en la actualidad; manipulamos la pintura creando texturas y pátinas, con efecto de policromía gastada por el paso del tiempo. Los acabados a base de cera dan un efecto satinado a la vez que protegen la madera y la pintura.

Muebles customizados

Customizamos butacas y sofás de piel o skay; sillas, cómodas y armarios  de hierro o madera. Los muebles están intervenidos por artistas y grafiteros.

Subscribe to this RSS feed