Visitors de Godfrey Reggio

Proyección del documental "Visitors" , escrito y dirigido por Godfrey Reggio en el año 2013.
Viernes 5 de febrero 2016 a partir de las 20 h en Can Monroig, Inca


Godfrey en su estudio
Godfrey Reggio

Godfrey Reggio antes de ser cineasta fue monje. Durante catorce años practicó las exigencias monacales del ayuno, el silencio y la oración. No podía imaginarse que en el mismo monasterio, y gracias al consejo de uno de sus compañeros, haría un descubrimiento que cambiaría su vida.
En un día cualquiera de su rutina monacal, Reggio vio el filme Los Olvidados, de Luis Buñuel. La experiencia espiritual que los rigores de la observancia religiosa no habían conseguido, llegaba súbitamente a través del cine. Un monje moría para ver nacer un cineasta.

Director de culto, mundialmente conocido por su trilogía Quatsi que integra a los films Koyaanisquatsi (vida fuera de equilibrio, 1982), Powaggatsi (vida en transformación, 1988 ) y Nagoyquatsi, 2002, trilogía a la que Reggio dedicó 28 años y en la que ofrece una visión apocalíptica que describe la distancia cada vez mayor entre la imagen y la realidad.
 Dice Reggio: "Si pudiéramos ver con nuestra imaginación la basura y la polución que generamos día a día, sería como ver el infierno; todo se desecha en un ser vivo, la Tierra está viva, la Tierra nos da vida, tiene aire, produce energía, nos da sustento y nosotros lo tomamos y lo destruimos, ya no vivimos sobre la Tierra, sino que vivimos a expensas de ella.”
La trilogía fue ovacionada por la crítica, ya que presentaba una propuesta visual distinta a la comercial, sin diálogos, con imágenes a distintas velocidades acompañadas por la música del renombrado compositor estadounidense Philip Glass.

En el año 2013, a sus 75 años de edad,  tras cinco años de preparación, con el apoyo de Philip Glass y Jon Kane, Reggio crea otro impresionante retrato sin palabras de la vida moderna.
El documental de 87 minutos de duración no tiene diálogos, su fotografía en blanco y negro es impecable y nos presenta imágenes de rostros en estado de contemplación, paisajes citadinos,  edificios imponentes y lugares derruidos, entre otras escenas, las cuáles son acompañadas por piezas sinfónicas compuestas por Phillip Glass, quien ya se ha vuelto parte del sello de las películas de Reggio.

Hace unos meses Brigitte Lucke, fotógrafa, historiadora, crítica de arte, editora de la revista de arte "Cultura Mallorca" y amiga personal de Godfrey Reggio, nos propuso proyectar en Can Monroig el último documental del director, "Visitors". Brigitte entrevistó al director en su casa de Santa Fe (New Mexico) en el año 2008. El artículo apareció publicado en el nº 8 de la revista "Cultura Mallorca", y nosotros hemos seleccionado algunos fragmentos de la entrevista:

"Es una película hecha por mucha gente; por artistas que estaban dispuestos, como se dio el caso, a renunciar a su propia visión para dejar que su talento, su contribución, su propia visión... y todos acaban respirando el mismo aire. Y cuando esto ocurre la energía se une, se nota que todo el mundo está respirando el mismo aliento, como si tuvieran un único corazón.(...)"

"No es que no use el lenguaje porque no sienta un amor por el, sino porque siento que el lenguaje ya no describe el mundo en el que vivimos. Creo que el lenguaje es quienes somos, es cómo vemos el mundo, es aquel mágico acontecimiento, el que sea, que ocurrió hace 40 mil años, que nadie puede explicar, eso que nos permite lidiar con la vida del más allá, en otra dimensión, el poder mágico desconocido; todo tiene que ver con el lenguaje, es un recuerdo (...) el lenguaje es poesía, el lenguaje es una provocación, el lenguaje es un desencadenante que puede abrir tu propio diálogo hacia el público (...) y lo uso para crear la forma de una película, una película que no tiene palabras (...)"

"Si haces que la imagen hable por sí misma, si le das una presencia... sí, ordenas las imágenes y la música se convierte en la narración de la película."

"Doy el mundo presente como perdido y me gustaría tener el valor de decir que doy el mundo por perdido, para a la vez poder tener la esperanza de crear otro mundo. De modo que veo el mundo como un futuro desagradable, que doy por totalmente imposible, no veo reformismo, ningún ismo, ningún slogan nacional, ninguna unificación global. Un mundo más global me hace pensar en el fascismo.(...)"

"Estamos creando un mundo, un pueblo, una idea, ahora el mundo está siendo contenido por esta monstruosa fusión de culturas. Para cuando muera mi nieta quedarán en el planeta menos de diez por ciento de lenguas humanas. Ya hemos perdido más de 24.000 lenguas en los últimos cien años, es algo indecible, indescriptible, innombrable, así qué... en ese sentido sí emito un juicio. Pero no quiero decirle a la gente lo que pienso, les quiero ofrecer un lienzo del espejo que estoy enseñando al mundo. (...)"

"Estas películas están hechas de miles de imágenes que te ofrecen un mundo, para ponerle nuevo nombre al mundo, para reinvindicar tu persona, tu capacidad de leer y escribir, no en términos de cómo lees, sino de cómo nombras al mundo en el que vives. Esa es la intención. Cómo renombrarlo. Como es gratis, puedes pensar lo que quieras. (...)



Esquema para la realización de Visitors
Esquema que utilizó G. Reggio para la realización de Visitors

Visitors

Thirty years after Koyaanisqatsi, Godfrey Reggio–with the support of Philip Glass and Jon Kane–once again leapfrogs over earth-bound filmmakers and creates another stunning, wordless portrait of modern life. Presented by Steven Soderbergh in Black and White digital 4K projection, VISITORS reveals humanity’s trancelike relationship with technology, which, when commandeered by extreme emotional states, produces massive effects far beyond the human species. The film is visceral, offering the audience an experience beyond information about the moment in which we live. Comprised of only seventy-four shots, VISITORS takes viewers on a journey to the moon and back to confront them with themselves.


Documentación y Artículos relacionados:

Goodfrey Reggio y su poesía audovisual por Alejandra Nájera Mora

El monje que se convirtió en cineasta... por Faena Aleph

Lugar de la proyección: Can Monroig, calle Can Valella nº 22, Inca. (ver en google maps)
Tel 871912496, 649186494
Fecha: Viernes 5 de febrero 2016 a las 20 h.
Bajo invitación
 
 
 
 

La cicatriz fotográfica, exposición de Gabriel Ramon en Can Monroig (2016)

"La cicatriz fotográfica", fotografías al colodión húmedo de Gabriel Ramon.

Inauguración viernes 22 de enero 2016 a las 19,30 horas.

Desde el año 2011, el fotógrafo Gabriel Ramon realiza una serie de retratos al colodión húmedo. Inventado en 1851, el negativo al colodión consiste en una emulsión depositada en una placa de vidrio que se ha de impresionar dentro de los minutos consecutivos. Esta técnica será abandonada ya a fiales del siglo XIX, hasta que en los albores del siglo XXI un reducido número de fotógrafos reanude esta práctica obsoleta. Con un tiempo de exposición de una decena de segundos, unas condiciones de preparación del soporte y de revelado que rozan la hazaña, una emulsión muy fina y frágil, sujeta a las imperfecciones de la materia, el colodión húmedo es una técnica extrema, en las antípodas de la facilidad de la imagen digital. Como un contrapunto ultra-contemporáneo de ésta, los imágenes fantasmagóricas realizadas según esta técnica nos dejan percibir, como en el azogue de un espejo, nuestra imagen post-mortem.

"El retrato es para Gabriel Ramon un espacio de libertad, es un juego: zarandea la pose; acuchilla la carne… Conoce que la imagen emerge de lo amorfo y aspira a volver a este estado. En esta fragilidad reposa la fuerza de sus retratos, porque no sería capaz de petrificar la imagen (a pesar de que el modelo mantuviera detenidamente la pose) ni de renunciar al dinamismo (¿a la vida?) que siempre supo imponer en su trabajo en estudio.

No dejar nunca de ponerse a si mismo en apremios… Convertir la toma de vista en una lucha contra el tiempo multiplicando por mil el tiempo de pose. … Arriesgarse en cada imagen a que el sujeto se pierda entre los pliegues viscosos del colodión… ¿Podría la maestría volverse, al cabo de tantos años, enemiga de la creación? Al parecer fue lo que pensó Gabriel Ramon, después de cumplir los sesenta años, cuando decidió poner en peligro, con cada placa, su práctica cotidiana del retrato.

¿Puede hablarse de cicatrices fotográficas? La palabra es ambigua, pues nos remite tanto al referente (una herida en un cuerpo que va a ser fotografiado), como al cliché mismo: en este caso la "cicatriz" está infligida metafóricamente al negativo, por cualquier ruptura en la regularidad de la capa emulsiva. ¿Defecto del cuerpo o defecto de la imagen? En ambos casos, la "cicatriz" choca contra la representación que tenemos de un cuerpo liso y perfecto, o bien de una imagen exenta de errata. Sin embargo, hoy en día nuestras cámaras digitales abominan del desenfocado, de la imagen movida, de las pupilas rojas y de los desencuadres, obstáculos todos ellos a lo que las multinacionales que las fabrican llaman una "buena" fotografía.

Así, frente a la obsesión por la belleza del imaginario popular y la búsqueda de la perfección técnica de la imagen fotográfica, estas imágenes inquietantes y cuidadosamente imperfectas que constituyen el trabajo fotográfico reciente de Gabriel Ramon se nos antojan, más allá de su manierismo provocador, un buen ejemplo de la vía extrema por la que camina la fotografía contemporánea. El excelente retratista español, quien desde treinta años nos tiene acostumbrados a unas fotografías donde siempre está buscando la parte de belleza y la parte de humanidad que cada uno lleva en sí, cualquiera sea su edad y condición, se auto-impuso, con estos retratos al colodión húmedo que comenzó a realizar al principio del año 2011, un acotamiento que hace peligrar la destreza conseguida con miles de sesiones de pose en estudio, desde que en el año 1981 se instalara en Mallorca. Con tiempos de exposición de una decena de segundos, unas condiciones de preparación del soporte y de revelado que rozan la hazaña, una emulsión muy fina y frágil, sujeta a las imperfecciones de la textura, y sobre todo una modificación del espectro que aclara los colores fríos y oscurece los rojos, el colodión húmedo es una técnica extrema, en las antípodas de la facilidad de la imagen digital. Tiende a envejecer la piel, endurecer los rostros y malherir el cuerpo con sus « cicatrices argénticas ». Al final, la imagen al colodión húmedo – cuando se busca no atenuar sus defectos, sino al contrario integrarlos en la construcción de imágenes expresionistas– lo tiene todo para inquietar a todos estos que siguen obsesionados por la belleza y fascinados por la perfección."

Extracto de Jacques Terrasa
Université de Paris Sorbonne

 (En la exposición presente, el esplendido y misterioso espacio de Can Monroig impuso casi necesariamente añadir una serie nueva, también realizada con la técnica del colodión húmedo: construcciones fantasmales, una obsesión de fin de mundo)

Nota de Can Monroig:
A principios de los años noventa Robert y yo vivíamos en la calle San Felio de Palma, nos habíamos conocido en un curso de fotografía publicitaria, a menudo pasábamos por delante del estudio de Gabriel Ramon en la calle San Jaime de Palma y siempre nos parábamos a contemplar los retratos expuestos en la vitrina que tenía a pie de calle. Retratos en blanco y negro, cuando lo habitual era el color, parejas con sus hijos posando con toda naturalidad, miradas y actitudes nada forzadas, transmitiendo expontaneidad; como si aquellas fotografías se hubiesen tomado un domingo por la mañana en el dormitorio de los padres, la familia recien levantada y los niños a medio vestir...
Durante años admiramos a Gabriel Ramon sin conocerle personalmente; hace unos meses, gracias a su mujer Michèle Froye, coincidimos con él y surgió la posibilidad de exponer en Can Monroig parte de la muestra que Gabriel presentó recientemente en el Centre d'études catalanes de la Université Paris-Sorbonne.
Nos sentimos verdaderamente orgullosos y felices de exponer unas fotografías que, y probablemente nos daréis la razón al verlas, parecen haber sido creadas para este espacio y la atmósfera que le envuelve.
Quienes queráis compartir con nosotros nuestro particular homenaje a Gabriel Ramon, estáis invitados a la inauguración que tendrá lugar el viernes 22 de enero a partir de las 19,30 h.

Marie-Noëlle Ginard Féron
Robert López Hinton

Fotofrafías de Gabriel Ramon a la venta en nuestra tienda online

Lugar:
Can Monroig
C/Can Valella nº 22, Inca
tel 649186494
ver en google maps

Inauguración viernes 22 de enero 2016 a partir de las 19,30 h.
permanecerá abierta hasta el 27 de febrero  en el siguiente horario:
jueves y viernes de 17 a 20 h, sábado de 10,30 a 13,30 h

Música barroca en Can Monroig (2015)

Concierto de Marc Alomar, violonchelo barroco y Ferran Pisà, tiorba

Viernes 30 de octubre 2015 a las 20 horas en Can Monroig.
Sonatas para violonchelo y bajo continuo de D. Gabrielli, G. Jacchini, A. Vivaldi y  G. Platti.

 Con este concierto, Ferran y Marc exploran los orígenes del violonchelo como instrumento "a solo". Si bien este instrumento se utilizaba exclusivamente como bajo continuo, hacia finales del siglo XVII ganó protagonismo. Este cambio lo encontramos en el norte de Italia, en la Basílica de San Petronio de Bolonia, donde trabajaban Domenico Gabrielli y Giuseppe Maria Jacchini. Los dos violonchelistas, escribieron las primeras obras a solo para este instrumento, que podremos escuchar en el concierto. Para completar el programa seguiremos en el norte de Italia con las sonatas de Antonio Vivaldi y Giovanni Platti.
Ferran y Marc se conocen desde hace más de 10 años, pero este es el primer proyecto en el que trabajan juntos. Ferran, especializado en los instrumentos antiguos de cuerda pulsada, se ha formado en el Conservatorio de Amsterdam y en la ESMUC, en Barcelona, ciudad en la que reside. Por su parte, Marc ha estudiado violonchelo en el Conservatorio Superior de las Islas Baleares, y en los últimos años ha residido en Estados Unidos y Francia para completar sus estudios en Física e Ingeniería Espacial. Fue precisamente en Toulouse donde descubrió el violonchelo barroco. Desde hace un año completa su formación en el Departamento de Música Antigua del Conservatorio de Toulouse. 





Ferran Pisà, tiorba, acompañado de Robert Smith, viola de gamba. 



Cello Sonatas, set 2: Sonata nº 4:I.Largo

Ferran Pisà en Sound cloud

Más información: http://www.ferranpisa.net/

 

Lugar: Can Monroig
Calle Can Valella nº 22 Inca, Mallorca (ver en google maps)
tel 649186494

Fecha: 30 de octubre 2015 a las 20 Horas
Solo bajo invitación, entrada gratuita.
Duración del concierto 60 min
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Subscribe to this RSS feed

Usamos cookies en nuestro sitio web. Algunas de ellas son esenciales para el funcionamiento del sitio, mientras que otras nos ayudan a mejorar el sitio web y también la experiencia del usuario (cookies de rastreo). Puedes decidir por ti mismo si quieres permitir el uso de las cookies. Ten en cuenta que si las rechazas, puede que no puedas usar todas las funcionalidades del sitio web.