El sexo del ángel / Exposición de Gabriel Ramon /Inauguración 4 de mayo

"Después de desmontar* su exposición en el Palau Solleric de Palma en 2010**, Gabriel se preguntó fugazmente, creo recordar, si podría seguir trabajando como retratista sin parodiarse. Fue una interrogación retórica: las ganas seguían intactas, y no decrecían los retos (dar sentido a un retrato lo es).
Pero al margen, empezó a dejar en sus fotografías huellas de su imaginario cada vez más legibles. La técnica del colodión húmedo fue tal vez el impulso. Un formato de narración que impone sus reglas, pero también ofrece una libertad al límite del descontrol.
Para los que lo querrán ver así, las fotografías de esta exposición El sexo del ángel podrían ser autorretratos. Un elogio de la imperfección."
Michèle Froye
*El vídeo del desmontaje es parte de la exposición
**Retrospectiva de 400 fotografías



El sexo del Angel/ Gabriel Ramon                                                                                                                             Fotografía al colodión húmedo, 2018

Siempre he pensado que  Gabriel Ramon y su mujer Michèle Froye fueron muy valientes abandonando a principios de los 80 lo que probablemente era una apacible vida de funcionarios en Francia para venir a vivir a Mallorca, de donde era el padre de Gabriel, e instalar su estudio de fotografía en la calle Sant Jaume de Palma.  Sin duda los principios no fueron nada fáciles, pero con los años Gabriel se labró una merecida fama de retratista, y aunque él dijera en alguna ocasión que se consideraba un fotógrafo de barrio, a lo largo de más de 30 años por su estudio pasaron personas tan dispares como Rossi de Palma y el grupo Peor Imposible, artistas plásticos como Maria Carbonero, Bernadí Roig, Guillem Nadal, Teresa Matas, Rafa Forteza o Joan Sastre, actores como Simon Andreu; parejas con sus hijos, extranjeros ilustres como Diane de France o turistas anónimos que paseando por Palma quedaban prendados de las fotos en blanco y negro que se exhibían en un pequeño mostrador a pie de calle.

Retratos de Gabriel Ramon                                                                                                                             Garçons

Como escribiría Jacques Terrasa en el prólogo de la retrospectiva que el Casal Solleric ofreció sobre la obra del fotógrafo en el año 2010:
"Una parte no anecdótica de los clientes de su estudio tiene origen en esta comunidad extranjera, residentes o meros viajeros, a menudo vinculados con el mundo del arte, o simplemente poseedores de una cultura visual que les lleva, naturalmente, como río que fluye, abajo del carrer San Jaume"(...)
"Fue en diciembre de 1983 cuando llegué a conocer a Gabriel Ramon. Callejeaba por el barrio antiguo de Palma; me llamó la atención un escaparate con unas pocas fotografías en blanco y negro; me paro ante unos rostros magnificamente iluminados, sorprendido por esas imágenes que recordaban lo que podíamos ver en aquella época en los Recontres Internationales de la Photographie d'Arles, más que en cualquier tienda de fotografía de Mallorca. (...)no se trataba de una de aquellas galerías especializadas en fotografía (...) sino del estudio de un simple artesano que llevaba poco más de un año proponiendo su servicio de retratista a un público todavía más familiriazado con fotografías en color de  primera comunión o de novias que transmitían su felicidad efímera en gran formato. El dominio de los grises y la austeridad de los rostros iban a sorprender a una población acostubrada a otros modelos estéticos." (1)


La cicatriz fotográfica

                                                                                                                             

 

Durante más de treinta años Gabriel realizó sus retratos en blanco y negro con proceso argéntico, de la toma al positivado, revelando él mismo en un cuarto oscuro,  aunque acabara utilizando también la fotografía digital para los catálogos de arte y arquitectura.
En el año 2011 se introdujo en la técnica al colodión húmedo: "con un tiempo de exposición de una decena de segundos, unas condiciones de preparación del soporte y de revelado que rozan la hazaña, una emulsión muy fina y frágil, sujeta a las imperfecciones de la materia; el colodión húmedo es una técnica extrema, en las antípodas de la facilidad de la imagen digital"(2)


Sus colecciones de fotografías al colodión húmedo se han expuesto en Perpignan "Retratos"(2013), Centro de estudios catalanes de la Sorbona, París "La cicatriz fotográfica" (2015), "La cicatriz fotográfica"  Can Monroig (2016), en Palma  I-gallery  Palma "La llum no es la fosc al inreves" (2016)  y a partir del 4 de mayo su obra más reciente bajo el título de "El sexo del ángel" en Can Monroig (2018).


Nota para Gabriel

Quizás el artista se mantuvo durante años agazapado entre los retratos esperando a que le dejases sitio, pero estaba allí, no lo dudes, rompiendo las reglas de juego, imponiendo el blanco y negro a contracorriente, las poses desinhibidas en los modelos, esa imagen poco convencional en las familias o dejando asomar su admiración por Richard Avedon.
Cuando llegó la era digital al artista le dolió que la fotografía que tanto había amado y por la que tanto había resistido se convirtiera en algo simple y que todo resultara demasiado fácil. Él ya no quería representar la belleza establecida, falsa y efímera porque sabía que la belleza estaba en otro lugar, en otros cuerpos o posiblemente fuera de ellos. Finalmente, en su laboratorio de alquimista, captando la fascinante mirada de sus modelos, con resultados  a veces ambiguos, cuando ni él mismo recordaba si aquella imagen pertenecía a un hombre o a una mujer, a un joven a un viejo, apareció el ángel y junto a éste el artista.



Exposición: El sexo del ángel de Gabriel Ramon, fotografía y vídeo.
Inauguración: viernes 4 de mayo a las 20 h.
Lugar: Can Monroig, Calle Can Valella nº 22, Inca, Mallorca
Tel 609167768
Horario de visitas:
Hasta el 1 de junio incluido todos los jueves de 10.30 a 14 h o bajo cita.


Referencias:
.Gabriel Ramon.com
(1)(2)Històries de cossos, rostres i temps, El retrat fotogràfic segons Gabriel Ramon.
Jacques Terrasa
"La cicatriz fotográfica" Can Monroig 2016

El niño en el pozo, proyecto artístico

Cuando la artista Katharina Pfeil llegó a una de las sesiones de “Es sólo pintura” con la propuesta de trabajar colectivamente alrededor del dicho alemán “Wenn das kind (schon) in den brunnen gefallen ist... was gibt es dann zu tun?” que puede traducirse como “El niño ha caído al pozo y ahora.. ¿qué hacemos?” , surgió el proyecto "El niño en el pozo", un proyecto colectivo multidisciplinar gestado y realizado en Can Monroig alrededor de las reflexiones, sensaciones y emociones que la idea del pozo provocaba en los artistas Abraham Calero, Katharina Pfeil, Manuel Santiago, Marie-Nöelle Ginard Féron, Robert Lopez Hinton y Vito Mardaras. El resultado de este trabajo, tras varios meses de  reuniones semanales, donde fotografía, dibujo, performance, pintura y música electrónica convivieron e interactuaron, se presentó en Can Monroig el 11 de noviembre de 2017.


Los inicios

Primera reunión


Sesión de trabajo

Trabajando todos juntos: Vito Mardaras, Noëlle Ginard, Manuel Santiago, Katharina Pfeil, foto Robert López.



Reunión

Vito, Noëlle, Katharina, Robert, Abraham y Manuel



Abraham Calero
Abraham Calero

Expo Abraham Calero


Pintura braham Calero

Instalación de Abraham Calero
"Me metí en el pozo...  / Encontré un camino primario, primitivo. / Alejado de la sofisticación, del circuito y de la seguridad de lo conocido.  /Alejado de la luz."


Manuel Santiago
Expo Manuel Santiago

silla

Dibujo de Manuel Santiago

Manuel Santiago Ruiz
"Iremos desapareciendo uno tras otra / cayendo, cayendo / detrás de los niños. / Sumando ausencias, pérdidas. /Perdidos / siendo el sustrato / para germinar el vacío. / De nuevo hacia el cielo, / dónde guardamos el grito."


Marie-Noëlle Ginard y Robert López
Noëlle Ginard y Robert López

Noëlle en la cisterna

Expo_Noëlle

Performance fotográfica de Marie-Noëlle Ginard y Robert López Hinton
"Entré en el pozo para perdonar y perdonarme. Buscar entre los nombres que más dolían. Repetir como un mantra las frases que más odiaba. Romper los lazos en un círculo dorado. Salvar a los niños encerrados en el pozo. Y al salir me encontré a Isaac, que sin yo saberlo, había estado ahí desde el principio, vigilándome, protegiéndome."

Katharina Pfeil
Instalación de Katharina Pfeil


instalación Katharina Pfeil

Instalación de Katharina Pfeil
"Al principio existía esta pregunta: "Si el niño ya se ha caído al pozo, ¿qué hay que hacer?".
Y al final ella todavía me esperaba. Surgió un monólogo. El primero. Las preguntas llegaron de repente una tras otra a mi cabeza. Casi como un ser humano oyendo múltiples voces o sucesivamente, pero de diferentes individuos."

Guiem Planells
texto histórico

Presentación del texto histórico a cargo de Guiem Planells

"1392, 15 enero. Clara, conversa, antes llamada Blanca, viuda de Salomó Pelx, dice que en el robo de la Judería de Inca fueron lanzados dentro de un pozo de dicha Judería algunos niños judíos, entre los cuales murió Isaac de 13 años, hijo de Salomó Pelx, hijo de Issac Pelx, el cual fue herido i muerto en la destrucción después de la muerte del dicho Issac, nieto (ARM, AH, 65, f. 11v)."

Artículo en Mallorca Zeitung
Mallorca Zeitung

Inauguración niño en el pozo

Inauguración
Inauguración de El niño en el pozo, noviembre 2017

En nuestra tienda online encontrará obras relacionadas con el niño en el pozo.

Final de la performance de Vito Mardaras durante la inauguración
"Tomando una sala abovedada como metáfora visual del cráneo humano, portador de la dimensión mental, se construye una mente simbólica con sus diferentes niveles de conciencia y se interpretan a través del sonido los estados y sensaciones de una mente que se pierde hacia la brutalidad y el homicidio."

Can Monroig by Patrick Parenteau

El fotógrafo canadiense Patrick Parenteau, su mujer Christine y la también fotógrafo y crítica de arte Brigitte Lucke compartieron con nosotros unas horas de música y pintura en #es_solo_pintura. Experimento a nivel creativo donde interaccionan e improvisan músicos y pintores.
Desde Canadá  Patrick nos envió las fotos que estuvo haciendo ese día de todos los rincones de Can Monroig con un punto de vista diferente, una mirada un tanto curiosa y a veces transgresora. Una arquitectura, la de Can Monroig, donde predominan los espacios abiertos, las diferentes alturas y desniveles. Unos interiores con paredes orgánicas e irregulares, puertas antiguas, muebles pintados, muñecas, objetos vintage, arqueología y arte. El resultado es sorprendente y divertido.


Fotos de can monroig by patrick

Brigitte Lucke, Cristine y Robert López Hinton



Arcos

Arcos



Un jueves en es solo pintura

Es solo pintura, improvisación de música y pintura



mobiliario customizado

Muebles gamberros

La cicatriz fotográfica, exposición de Gabriel Ramon en Can Monroig (2016)

"La cicatriz fotográfica", fotografías al colodión húmedo de Gabriel Ramon.

Inauguración viernes 22 de enero 2016 a las 19,30 horas.

Desde el año 2011, el fotógrafo Gabriel Ramon realiza una serie de retratos al colodión húmedo. Inventado en 1851, el negativo al colodión consiste en una emulsión depositada en una placa de vidrio que se ha de impresionar dentro de los minutos consecutivos. Esta técnica será abandonada ya a fiales del siglo XIX, hasta que en los albores del siglo XXI un reducido número de fotógrafos reanude esta práctica obsoleta. Con un tiempo de exposición de una decena de segundos, unas condiciones de preparación del soporte y de revelado que rozan la hazaña, una emulsión muy fina y frágil, sujeta a las imperfecciones de la materia, el colodión húmedo es una técnica extrema, en las antípodas de la facilidad de la imagen digital. Como un contrapunto ultra-contemporáneo de ésta, los imágenes fantasmagóricas realizadas según esta técnica nos dejan percibir, como en el azogue de un espejo, nuestra imagen post-mortem.

"El retrato es para Gabriel Ramon un espacio de libertad, es un juego: zarandea la pose; acuchilla la carne… Conoce que la imagen emerge de lo amorfo y aspira a volver a este estado. En esta fragilidad reposa la fuerza de sus retratos, porque no sería capaz de petrificar la imagen (a pesar de que el modelo mantuviera detenidamente la pose) ni de renunciar al dinamismo (¿a la vida?) que siempre supo imponer en su trabajo en estudio.

No dejar nunca de ponerse a si mismo en apremios… Convertir la toma de vista en una lucha contra el tiempo multiplicando por mil el tiempo de pose. … Arriesgarse en cada imagen a que el sujeto se pierda entre los pliegues viscosos del colodión… ¿Podría la maestría volverse, al cabo de tantos años, enemiga de la creación? Al parecer fue lo que pensó Gabriel Ramon, después de cumplir los sesenta años, cuando decidió poner en peligro, con cada placa, su práctica cotidiana del retrato.

¿Puede hablarse de cicatrices fotográficas? La palabra es ambigua, pues nos remite tanto al referente (una herida en un cuerpo que va a ser fotografiado), como al cliché mismo: en este caso la "cicatriz" está infligida metafóricamente al negativo, por cualquier ruptura en la regularidad de la capa emulsiva. ¿Defecto del cuerpo o defecto de la imagen? En ambos casos, la "cicatriz" choca contra la representación que tenemos de un cuerpo liso y perfecto, o bien de una imagen exenta de errata. Sin embargo, hoy en día nuestras cámaras digitales abominan del desenfocado, de la imagen movida, de las pupilas rojas y de los desencuadres, obstáculos todos ellos a lo que las multinacionales que las fabrican llaman una "buena" fotografía.

Así, frente a la obsesión por la belleza del imaginario popular y la búsqueda de la perfección técnica de la imagen fotográfica, estas imágenes inquietantes y cuidadosamente imperfectas que constituyen el trabajo fotográfico reciente de Gabriel Ramon se nos antojan, más allá de su manierismo provocador, un buen ejemplo de la vía extrema por la que camina la fotografía contemporánea. El excelente retratista español, quien desde treinta años nos tiene acostumbrados a unas fotografías donde siempre está buscando la parte de belleza y la parte de humanidad que cada uno lleva en sí, cualquiera sea su edad y condición, se auto-impuso, con estos retratos al colodión húmedo que comenzó a realizar al principio del año 2011, un acotamiento que hace peligrar la destreza conseguida con miles de sesiones de pose en estudio, desde que en el año 1981 se instalara en Mallorca. Con tiempos de exposición de una decena de segundos, unas condiciones de preparación del soporte y de revelado que rozan la hazaña, una emulsión muy fina y frágil, sujeta a las imperfecciones de la textura, y sobre todo una modificación del espectro que aclara los colores fríos y oscurece los rojos, el colodión húmedo es una técnica extrema, en las antípodas de la facilidad de la imagen digital. Tiende a envejecer la piel, endurecer los rostros y malherir el cuerpo con sus « cicatrices argénticas ». Al final, la imagen al colodión húmedo – cuando se busca no atenuar sus defectos, sino al contrario integrarlos en la construcción de imágenes expresionistas– lo tiene todo para inquietar a todos estos que siguen obsesionados por la belleza y fascinados por la perfección."

Extracto de Jacques Terrasa
Université de Paris Sorbonne

 (En la exposición presente, el esplendido y misterioso espacio de Can Monroig impuso casi necesariamente añadir una serie nueva, también realizada con la técnica del colodión húmedo: construcciones fantasmales, una obsesión de fin de mundo)

Nota de Can Monroig:
A principios de los años noventa Robert y yo vivíamos en la calle San Felio de Palma, nos habíamos conocido en un curso de fotografía publicitaria, a menudo pasábamos por delante del estudio de Gabriel Ramon en la calle San Jaime de Palma y siempre nos parábamos a contemplar los retratos expuestos en la vitrina que tenía a pie de calle. Retratos en blanco y negro, cuando lo habitual era el color, parejas con sus hijos posando con toda naturalidad, miradas y actitudes nada forzadas, transmitiendo expontaneidad; como si aquellas fotografías se hubiesen tomado un domingo por la mañana en el dormitorio de los padres, la familia recien levantada y los niños a medio vestir...
Durante años admiramos a Gabriel Ramon sin conocerle personalmente; hace unos meses, gracias a su mujer Michèle Froye, coincidimos con él y surgió la posibilidad de exponer en Can Monroig parte de la muestra que Gabriel presentó recientemente en el Centre d'études catalanes de la Université Paris-Sorbonne.
Nos sentimos verdaderamente orgullosos y felices de exponer unas fotografías que, y probablemente nos daréis la razón al verlas, parecen haber sido creadas para este espacio y la atmósfera que le envuelve.
Quienes queráis compartir con nosotros nuestro particular homenaje a Gabriel Ramon, estáis invitados a la inauguración que tendrá lugar el viernes 22 de enero a partir de las 19,30 h.

Marie-Noëlle Ginard Féron
Robert López Hinton

Fotofrafías de Gabriel Ramon a la venta en nuestra tienda online

Lugar:
Can Monroig
C/Can Valella nº 22, Inca
tel 649186494
ver en google maps

Inauguración viernes 22 de enero 2016 a partir de las 19,30 h.
permanecerá abierta hasta el 27 de febrero  en el siguiente horario:
jueves y viernes de 17 a 20 h, sábado de 10,30 a 13,30 h

Sesión de fotos con Gabriel Ramón

Marie-Noëlle Ginard y Robert López Hinton by Gabriel Ramon.

A principios de los años noventa Robert y yo vivíamos en la calle San Felio de Palma, nos habíamos conocido en un curso de fotografía publicitaria, a menudo pasábamos por delante del estudio de Gabriel Ramon en San Jaime y siempre nos parábamos a contemplar los retratos expuestos en la vitrina que tenía a pie de calle. Retratos en blanco y negro, cuando lo habitual era el color, parejas con sus hijos posando con toda naturalidad, miradas y actitudes nada forzadas, transmitiendo expontaneidad; como si aquellas fotografías se hubiesen tomado un domingo por la mañana en la habitación de los padres, la familia recien levantada y los niños a medio vestir.
Nosotros dos, aprendices de fotógrafos -yo me he quedado en eso y Robert se ha convertido en un fotógrafo muy personal sin etiqueta Pro- teníamos en Gabriel, sin conocerle personalmente, a un maestro.
Hace poco, a través de su mujer Michele, con la que compartimos el gusto por el vintage y los objetos bellos, conocimos a Gabriel y surgió la posibilidad de hacer una sesión de fotos en Can Monroig. Siempre hablamos de la casa, de nuestro trabajo en restauración, de la cultura que va pasando por aquí, pero quienes damos vida a Can Monroig somos nosotros dos, y ya iba siendo hora de ponerle cara a la casa.¿Quién mejor que este gran retratista para hacerlo?

Gabriel Ramon fotógrafo

Marie-Noëlle Ginard Féron y Robert López Hinton
Can Monroig

Agosto 2015



Noelle y Robert en Can Monroig


Noelle y Robert en Can Monroig


Noelle y Robert en Can Monroig


Noelle y Robert en Can Monroig

Artículos relacionados:
Quienes somos

Subscribe to this RSS feed
Cookies make it easier for us to provide you with our services. With the usage of our services you permit us to use cookies.
More information Ok